Blog

Un dólar americano digital sin intermediarios

jerome

El Sistema de la Reserva Federal (FRS) es el banco central de Estados Unidos o conocido comúnmente como “FED”. Este regula el sistema monetario y financiero, y está compuesto por una agencia gubernamental central en Washington D.C., la Junta de Gobernadores y 12 bancos regionales de la Reserva Federal en las principales ciudades de ese país.

La FED además de dirigir la política monetaria de la nación, regula las instituciones bancarias, monitorea y protege los derechos crediticios de los consumidores. Asimismo, mantiene la estabilidad del sistema y entrega servicios financieros al gobierno de los EE.UU. Este organismo es sin dudas, una fuerza importante en la economía y la banca.

En tiempos de pandemia, el Sistema de la Reserva Federal ha tenido una política de expansión monetaria sin precedentes en la historia (ver gráfico), lo que ha generado mucha incertidumbre y consecuencias en la economía. Entre otros, Charlie Munger, vicepresidente de Berkshire Hathaway, el conglomerado controlado por Warren Buffett, comentó al respecto, «esto es increíble, nunca ha habido nada como esto. Estamos en un territorio desconocido. Nadie había impreso tanto dinero, por un periodo de tiempo tan largo sin que haya habido problemas. Estamos jugando con fuego».

 

El 20 de mayo pasado, el presidente de la FED Jerome Powell anunció que ese organismo está trabajando para publicar un «paper» en unos meses más, durante el verano de EE.UU. Esto con el fin de estimular una conversación amplia, respecto del pensamiento que tiene sobre los pagos digitales, el cual tendrá un enfoque particular en los beneficios y riesgos asociados a un CBDC (siglas en inglés de Central Bank Digital Currency, es decir, Moneda Digital de Banco Central). Como parte de este proceso, serán solicitados comentarios del público sobre cuestiones relacionadas con los pagos, la inclusión financiera, la privacidad de los datos y la seguridad de la información.

“Hoy estamos en medio de una revolución tecnológica que está cambiando fundamentalmente nuestro mundo”, fueron las palabras del presidente de la FED al iniciar el anuncio. “Remodelar la forma en que nos comunicamos, accedemos a la información y comprar bienes y servicios”, agregó.

Como banco central de los Estados Unidos, la Reserva Federal es encargada de promover la estabilidad monetaria y financiera, así como la seguridad y eficiencia del sistema de pago. En la búsqueda de estas funciones básicas, hemos estado monitoreando y adaptándonos a las innovaciones tecnológicas que ahora transforman el mundo de los pagos, las finanzas y la banca. Recientemente, continúa más adelante el presidente de la FED, “el auge de la tecnología Blockchain que ofrece un nuevo enfoque para registrar la propiedad de los activos, ha permitido la creación de una gama de nuevos productos financieros y servicios, incluidas las criptomonedas”.

Las discusiones para la creación de una moneda digital no son nuevas. Entre las más conocidas, por ejemplo, es el proyecto liderado por ACCENTURE (NYSE: ACN), empresa partner de AUNA, «Digital Dollar Project» (ver digitaldollarproject.org). El propósito del proyecto es fomentar la investigación y la discusión pública sobre las ventajas potenciales de un dólar digital, convocar a líderes de opinión y actores del sector privado y proponer posibles modelos para apoyar al sector público.

“El ´paper’ representa el comienzo de lo que será un proceso reflexivo y deliberativo. Independientemente de la conclusión a la que llegaremos en última instancia, esperamos desempeñar un papel de liderazgo en el desarrollo de estándares para un CBDC, colaborando activamente con los bancos centrales en otras jurisdicciones, así como reguladores y supervisores aquí en los Estados Unidos a lo largo de ese proceso”.

Pero cuidado, Japón y China están impulsando sus respectivos proyectos piloto de monedas digitales emitidas por los bancos centrales. El 26 de marzo, el Banco de Japón anunció que había establecido un Comité de Enlace y Coordinación sobre la Moneda Digital del Banco Central para reunirse con el sector privado sobre la próxima prueba de concepto para un CBDC y señaló que, «comenzaremos a probar la viabilidad técnica de las funciones y características básicas requeridas para un CBDC a través de una prueba de concepto (PoC) a partir de abril de 2021».

China también ha estado probando su CBDC en los centros metropolitanos de Pekín, Shenzhen, Suzhou y Chengdu desde octubre de 2020, emitiendo una moneda digital del Renminbi (el yuan es la unidad básica del Renminbi o «moneda del pueblo») abreviada como «RMB» o «e-CNY» también conocida como DCEP (de las siglas en inglés Digital Currency Electronic Payment) por el Banco Central de China.

El interés en un CBDC ha crecido en respuesta a los cambios en los pagos, las finanzas y la tecnología, así como sus efectos causados por el Covid-19. Una encuesta de bancos centrales del BIS (por las siglas en inglés de Bank for International Settlements) de 2021 encontró que el 86% está investigando activamente el potencial de un CBDC, el 60% está experimentando con la tecnología y el 14% implementando proyectos piloto.

El dólar digital conducirá a la desintermediación, con personas conectándose al banco central directamente con sus billeteras electrónicas, en lugar de usar los bancos comerciales como hasta ahora. En este “nuevo mundo”, la gente se preguntará si este «dólar digital» se refiere a «dólares ordinarios» o dólares CBDC. Podría haber dos «unidades de cuenta en dólares» en competencia o, más plausiblemente, los precios minoristas continuarían denominados en dólares ordinarios y la CBDC tendría un tipo de cambio flotante con respecto a estos «dólares minoristas».

Con el tiempo, el sector financiero creado en torno al CBDC se volvería mucho más grande, a medida que una mayor parte de la economía se digitalice y exigiera el sistema «hipermoderno» de pagos y liquidación CBDC. Los participantes del mercado también pueden desear monedas digitales con mayor privacidad y anonimato, sujetas a diferentes regulaciones, diseñadas para realizar transacciones con extranjeros, incluidos países con monedas no convertibles y no líquidas. Después de todo, es poco probable que la FED permita que todos los extranjeros participen en el nuevo sistema CBDC debido, entre otros, a los requisitos regulatorios.

Estaremos atentos a la publicación del «paper» anunciado por el presidente de la FED y a la discusión e intercambio de ideas que surjan a partir de él. Será interesante ver como se traduce en concreto el desafío de tomar el liderazgo en el desarrollo de estándares para un CBDC.

 

Fuentes.

Escrito por: Andres Araya Falcone